Lo que he aprendido:

…a vivir las preguntas sin buscar las respuestas.

No hay duda de que la vida tiene sus acertijos, sus preguntas, los laberintos en los que nos adentramos ciertas veces y a los cuales parece que no les encontramos salida. Los laberintos son intrigantes; pueden ser fascinantes, y rodearse de un halo mágico y misterioso, pero caminarlos puede ser nauseabundo, confuso, incierto y desesperante. Tantas preguntas, tantas posibilidades.

Un día después de mi cumpleaños, mi maestra Ravi Kaur me preguntó: “¿Qué has aprendido en estos 22 años?”. Me quedé pensando y, francamente, respondí: “Tengo mucho que aprender todavía”. Pero la verdad es que esta no fue una respuesta muy pensada, pues creo que el tramo de aprendizaje que a todos nos queda por recorrer es ilimitado. Nunca termina. Luego, como aclarando la respuesta y yendo más profundo a la pregunta de mi maestra, fui realmente franco: “Este año me ha costado más trabajo deslindarme de mi indivualidad y el recorrido se ha vuelto más desafiante”. “Antes, para mí, conectarme se daba casi sin esfuerzo”. Lo que le decía era como una confesión de que experimentaba un aumento de densidad en mi mente. Un incremento en la incertidumbre que la mente coloca en mí y en la urgencia por conocer las soluciones a los enigmas que esta existencia plantea.

La menta desempeña un papel mucho muy importante en este juego de la vida. Esta allí para liberarte o para condenarte. La mente es lo que nos hace todas esas preguntas, la que nos confunde y la que nos ilusiona. La que nos limita.

Y la verdad es que nosotros no somos la mente… “¿Qué es lo que no nos deja ser felices?”, nos preguntó mi maestra ese día. La mente, precisamente.

Hay una cita que siempre me encanta leer y dejar que se absorba en mi conciencia cada vez que mis ojos la ven. Como la tengo, está diseñada en un imán. Por lo que es muy práctica para ponerla en algún lugar pequeño de metal o de hierro en dondequiera que me encuentre. En el último mes, la he tenido en mi lugar de trabajo. Me da ánimos cuando mi alma está en una encrucijada.

La cita es de Rainer Maria Rilke y está traducida al inglés por Stephen Mitchell:

“I beg you… to have patience with everything unresolved in your heart and try to love the questions themselves as if they were locked rooms or books written in a very foreign language. Don’t search for the answers, which could not be given you now, because you would not be able to live them. And the point is, to live everything. Live the questions now. Perhaps then, someday far in the future, you wil gradually, without even noticing it, live your way into the answer.”

“Te ruego… tener paciencia con todo lo que no esté resuelto en tu corazón, y tratar de amar las preguntas mismas como si ellas fueran cuartos encerrados o libros escritos en un lenguaje muy extraño. No busques las respuestas, las cuales quizá no se te den en este momento, pues no serías capaz de vivirlas. Y el fin es, vivir todo. Vive las preguntas en este momento. Quizás, entonces, algún día en un futuro lejano, gradualmente, sin ni siquiera notarlo, te encuentres viviendo la respuesta…”.

T. por Sat Dharm Singh K.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: